Sabueso Español

Otros Nombres: Sabueso Español
Escribir acerca de los orígenes de nuestro sabueso, es realmente difícil, ya que España, si en algo destaca, al contrario de otros países europeos, como Francia, Inglaterra o la mismísima Italia, países todos ellos de un reconocido prestigio sabuesero; es el carecer de tratados cinéfilos que nos ayudasen a entender, si cabe un poco más, la historia de nuestras razas caninas...

La reseña más antigua, que conozco, es la que se refleja en el libro de D. Julián Uría Riu “Los vaqueiros de Alzada. De caza y etnografía". En dicho libro se habla de perros sabuesos: “en el año 1100, el Monasterio de Corias, situado en el actual Concejo de Cangas del Narcea (Asturias), recibió de un particular, cierta donación de bienes entre los que se menciona una villa cum famila servorum, varias cabezas de ganado y seis canes sabuesos..." según una inscripción en el becerro del Monasterio de San Juan de Corias. El propio libro, más adelante, vuelve a hacer otra reseña, sobre los perros sabuesos, al nombrar: Ramiro Ovequiz vendió al conde Don Piniolo, fundador del monasterio de Corias, la villa de Sangoñedo junto a San Verisimo (Concejo de Tineo), en el año 1068", -pro uno cane sabuiso venatore et pro uno acciprite bono garcero…". Famosa es la descripción que realiza Alfonso X, en su libro “La Monteria", durante el siglo XIII, de lo que era por aquel entonces el perro sabueso: “…La cabeza cuadrada, et non agudo el rostro, et que haya la nariz un poco arriba...; et haya las orejas colgadas, et non muy grande, et bien apegadas a la cabeza; et los ojos tristes et que caten adelante, et el cuello non muy corto, nin muy luengo; et que haya los pechos abiertos; et que haya los brazos enfiestos, et non luengos nin delgados...; et de cuerpo que non sea muy grande nin muy pequeño...Las más finas colores que nos fallamos en los sabuesos son estas: blancos, et amariellos, et rubios claros, et rubios oscuros...; pero que non hayan sobre ojos...".

En 1582, Argote de Molina, nos describe el fin de los sabuesos, por aquel entonces: “El sabueso español actual posee un desarrollado olfato, buena voz y gran fondo. Resistente al cambio y, aunque su empleo característico es sobre liebre y corzo, se adapta fácilmente, dada su versatilidad, utilizándose indistintamente sobre ciervo, jabalí, rebeco, zorro, lobo y oso...."

Aportación importante, fue el libro de Evero “Páginas de caza", impreso en Madrid en 1898. En éste, el autor nos escribe a cerca de las diferentes variedades de perros sabuesos, procedentes de puntos tan dispares como la Rioja,

Cantabria, los Pirineos. Describe la forma de cazar de perros procedentes de Vizcaya -fornidos, piernas robustas, manchas oscuras-; de San Sebastián - blancos, ligeros-; de Cantabria –lebreles, pelo muy corto, rojizo con partes más morenas, vivos; de los Pirineos –perros tricolores-. Perros muy dispares, morfológicamente hablando, aunque funcionalmente destacasen todos por su viveza y tenacidad en el rastro.

Se llega al siglo XX, y se funda la Real Sociedad Canina de España –más concretamente en 1911- inscribiéndose en 22 años la cantidad de 12 ejemplares, todos procedentes de Cantabria, seis ejemplares del afijo “El Cierro", de Torrelavega y otros seis del afijo “el Campijo" de Castro Urdiales. Sabuesos que iban desde el negro-fuego al caoba-blanco actual.

Llegado aquí y ya que nos situamos en 1980, año en que se empiezan a hacer concentraciones, que más tarde darían lugar a lo que dio en llamarse Club de Sabueseros de España, vuelvo atrás, para dar una opinión acerca de la historia de los sabuesos.

¿Cuándo surge el Sabueso Español, cómo tal?...Decir que se crea en las tierras de Tineo, parece una temeridad a bote pronto, ya que lo del Monasterio de Corias en Cangas del Narcea, indica de la existencia, sin más, por aquel entonces de perros sabuesos en España.

Afirmar que se parecen a la descripción realizada por Alfonso XI, más de lo mismo si nos atenemos a lo que se nos dice: “las orejas no deben ser excesivamente largas, pero sí colgadas naturalmente junto a la cabeza. Los ojos tristes y dirigidos de frente, el cuello no muy corto, ni muy largo, pechos anchos, brazos derechos y no muy largos no delgados, cuartillas pequeñas, manos redondas y apodencadas el anca bien colgada y los costados cortos, el lomo bueno pero descarnado de carnes sobre las ancas: las corvas de las piernas poderosas y corvas y los pies como las manos: la cola bien puesta hacia arriba, ni muy larga ni muy gruesa: el cuerpo en general ni muy grande ni muy pequeño. La sabuesa tenga la cabeza semejante a la culebra: los ojos mayores que el macho, las orejas más colgadas y más delgadas, semejante en todo al Sabueso menos el pecho que puede ser más estrecho, las caderas mayores y los costados algo más largos, la cola ni tan gruesa ni tan espigada como la del macho, pero ninguno de los dos tengan demasiado fino el pelo".

Esta descripción a mi modo de entender sí que puede describir un perro sabueso, pero qué quiere decir con lo de la cabeza de la culebra; la cola bien puesta hacia arriba como sí la llevara en forma de sable o bien la poca finura del pelo, no permite sacar muchas conclusiones acerca de lo que hoy se conoce como Sabueso Español.

Argote de Molina, describe la forma de cazar de un sabueso, pero éste bien podría tratarse de un español, de un Ariegeois, o de cualquier perro del ámbito del grupo VI de la F.C.I. Es de suponer que por aquel entonces no habría razas foráneas y que lo que realmente describe es la forma de cazar del sabueso de entonces, forma de cazar o rastrear que guarda bastante similitud con nuestro Sabueso Español.

La descripción de Evero, es importante para indicarnos que perros había en la España del siglo XIX. Algunos más parecidos que otros a lo que dio en llamarse Sabueso Español. y a los tipos de perros que describe Evero, indicar, que a unos sí, pero a otros no.

De las inscripciones realizadas a principios del Siglo XX en la R.S.C.E. poco que añadir; había perros negros y caobas, pero viendo la morfología de uno de los perros inscritos (Tango, creo recordar que se llamaba), muy poco, por no decir nada se parecía a lo que es el ideal que tengo de un perro sabueso.

Y se llega al año 1980, donde surge la figura de un sabuesero de nombre Francisco P. Ortuño, conocido por sus artículos en la única revista de caza, de por aquel entonces “Caza y Pesca". Desde esa tribuna, organiza lo que da en llamarse “Concentración Nacional de Perros sabuesos", en vistas a fundar un club español del sabueso. Un club que velara por la pureza de las razas de los perros de rastro y sobretodo de su funcionalidad.

Se hicieron entonces concentraciones de perros sabuesos. Tuvieron lugar en Posada de Llanes, en Cabezón de la Sal…en Torrelavega. Y empezaban a sonar nombres de criadores y cazadores en las revistas, como Quique de Camango, Guillermo González, Lisandro Bode, Víctor Cotera, Enrique Lamadrid, Felipe Sanpedro, Manolita del Rio y un largo etcétera.

Pero la pregunta, escapando de nombres que pueden decir mucho y no decir nada, es qué se encontró en dichas concentraciones.

Hubo mucha mala hierba en medio de semejante trigo, principios de los ochenta. Perros cruzados con otras razas –te acuerdas de la frase de moda de cruzar la sabuesa con el gascuña de fulanito-. Eso es lo que había y realmente hay cuándo se intenta recuperar una raza, porque si una raza está bien, tiene una buena población, ahí el trabajo es muy fácil y poco criticable por el simple hecho de que no hay que hacer nada, pero cuándo hay que recuperarreconstruir, es que algo va mal y lo que va mal no es otra cosa que el que el nº de sujetos puros de ese algo que se quiere recuperar se cuentan con los dedos.

Se ha criticado la conservación del sabueso español y se sigue criticando sin ningún sentido. Es más, yo me atrevería a lanzar una pregunta ¿en que se parecen los grandes bleus actuales reconstruidos por M. Bachalá (Presidente honorífico del club azul de gascuña de Francia) a aquellos diablos que poseía el Barón de Rublé o incidiendo más, en qué se parecen a los bleus utilizados para su recuperación.

Se acusa a la raza de haber perdido el tipo del auténtico sabueso español, pero ¿Cuál era el tipo? ¿Dónde está?. El señor Sanz Timón, en cierto artículo escribió: “si deseamos competir con otras razas que, sin ir más lejos, tienen ya muy cuidadas en nuestro vecino país, Francia, hemos de hacerlo con ejemplares tipificados y uniformes"….Y cuanta razón no tuvo este señor…tipicidad y uniformidad…... el tiempo le está dando la razón…

Imágenes del Sabueso Español

Otras razas de perros medianos

Grifón Azul de Gascuña

Griffon Bleu de Gascogne.

Este singular grifón está diseñado para la caza. Pertenece a la familia de los Griffon y los Bleu de Gascogne y se especializa en la caza de jabalíes y en las jaurías. No es en sí un perro de mascota, ya que no se adapta a la vida urbana. Tiene un olfato desarrollado y un potente ladrido que le permite alertar a sus amos ante cualquier situación extraña. Su personalidad lo hace un excel ...

Perro Finlandés de Laponia

Suomenlapinkoira.

Por cientos de años los Lapones han utilizado perros del mismo tipo que el Perro Finlandés de Laponia como pastores de renos y guardianes en Fennoscandia y en las partes nortes de Rusia. Debido a estos perros el primer estándar del Pastor de Laponia fué establecido por el Kennel Club de Finlandia en 1945. El nombre de la raza fué cambiado a Perro de Laponia en 1960. En los años 70’s el ...

Podenco Ibicenco

Podenco Ibicenco, Ca Eivissenc, Ibizan Hound.

Tener una mascota no tiene precio y la satisfacción que causa en nuestras vidas se queda corta. Hoy te presentamos un clásico perro primitivo que data sus orígenes desde el Antiguo Egipto. Se trata del Podenco Ibicenco, un perro rústico y orejón amante del deporte y la cacería, que además será el fiel compañero de toda la familia. Introducción a la raza de los Podenco Ibice ...

Sabueso Italiano de Pelo Corto

Segugio Italiano a pelo raso.

Los orígenes de esta raza se remontan a los tiempos más antiguos. Estos perros son ciertamente descendientes de los perros de caza primitivos que se utilizaban para rastrear la caza menor en el antiguo Egipto y que luego los comerciantes fenicios intrdujeron en las costa del Mediterráneo y en Italia. Numerosos dibujos realizados bajo diferentes dinastías de faraones egipcios constatan la pr ...

Chow Chow

Chow Chow

Si quieres un perro apto para las labores de guardia, entonces el Chow Chow es para ti. Cuentas con un ejemplar de gran tamaño y con unas condiciones muy aptas para la vida en el campo, para realizar ejercicios y para las labores de guardia. Puede llegar a medir hasta 56 centímetros, así como a pesar 30 kilos aproximadamente. Puede durar hasta doce años y tendrás un compañero leal que te ...